¿Cómo empezó todo?

Soy Adrià un antiguo niño que creció con inmensos platos de espaguetis al pesto con una densa y gruesa cobertura de queso Parmesano Regiano.

En 2010, a mis 24 años, me detectaron ácido úrico que me provocaba serios problemas en las rodillas que me obligaron a entrar en quirófano y a tomar una medicación que según los médicos debería tomar toda mi vida

Yo que siempre he sido un amante del deporte y de la actividad al aire libre, que siempre había mantenido una “dieta equilibrada”, “comía de todo”… no podía creer que con tan solo 24 años ya tuviera que medicarme a diario.

En ese duro momento decidí informarme y buscar alternativas aplicando cambios en mi alimentación.

Descubrí que la dieta basada en productos de origen vegetal me sentaba mucho mejor y todavía mejor cuando eran poco procesados.

Así que me vi obligado a ir dejando de comer esos inmensos platos de espaguetis al pesto con queso Parmesano Regiano y buscar una alternativa.

Lo primero que hice fue substituir el queso por los “quesos veganos” que encontraba en algunas tiendas especializadas y el resultado fue frustrante y horrible.

No era lo mismo. No me gustaban nada. Echaba de menos el queso.

En ese momento es cuando pase a llamar a esos productos “plastiquesos”.  

Frustrado, seguí buscando.

Empecé a investigar, a probar alternativas y descubrí que se podía hacer queso con base vegetal y especialmente con frutos secos (hoy en día es algo habitual, pero entonces no era tan común).

El caso es que mi padre provenía de un pequeño pueblo del Prepirineo Aragonés donde se recogían almendras y empecé a experimentar con ellas. 

Empecé los experimentos con lo que tenía en casa, túrmix, horno, olla eléctrica… y seguía sin encontrar la fórmula.

Poco a poco incorporé vinoteca y humidificador con la intención de aprovechar todo lo que tenía y no hacer mucha inversión.

Los primeros quesos los hice siguiendo muy estrictamente el proceso de elaboración tradicional del queso pero me di cuenta de que desaprovechaba gran parte de la almendra especialmente toda su fibra y el proceso de cuajo era especialmente complicado, así que incorporé unas pequeñas modificaciones para intentar aprovechar el 100% de la almendra y no generar residuos. 

Dos años más tarde, después de muchas pruebas, mucho tiempo y muchas almendras, nacía el proyecto de Vegan Fromagerie (muy pronto Veggut).

Hoy en día tenemos 4 sabores diferentes y vendemos quesos veganos artesanales hechos con almendras ecológicas en más de 300 puntos de venta por toda España (falta actualizar muchos) y también desde nuestra tienda online, desde la que enviamos el producto refrigerado por toda la península ibérica.